30 de octubre de 2020

La opresión de las mujeres y la opresión psiquiátrica


Judi Chamberlin


Traducción de Lokapedia

Título original: "Women's Oppression and Psychiatry Oppression"

en Smith Dorothy E. & David Sarah J. Women look at psychiatry (1975) 

Press Gang Publishers: Vancouver

 

Hay dos formas de analizar el "tratamiento" psiquiátrico y la institucionalización de las mujeres: desde una perspectiva feminista o desde la perspectiva de la liberación de los pacientes mentales. La ideología de solidaridad desarrollada por el movimiento de mujeres ha llevado a pensadoras a realizar análisis feministas. Las feministas han demostrado que los psiquiatras, al utilizar sus estereotipos culturales sobre las mujeres contra sus pacientes, las han oprimido como mujeres. Tales análisis son válidos y fácilmente aceptados en la ideología feminista general.


Desde este punto de vista, una paciente psiquiátrica está oprimida porque es mujer y no porque sea una paciente mental. Está oprimida porque es una mujer que ha sido definida como "enferma mental". El desarrollo de la ideología del movimiento de liberación de los pacientes mentales permitirá una comprensión más completa de la opresión psiquiátrica específica ejercida sobre los pacientes mentales, tanto mujeres como hombres. Las pacientes mujeres están doblemente oprimidas; como mujeres y como pacientes mentales.

 

Las feministas que han escrito sobre el tema de la opresión psiquiátrica lo han hecho desde un punto de vista externo (no han sido pacientes mentales) (1). Por supuesto, todas las mujeres sufren los valores psiquiátricos que permean nuestra cultura - ya que, como mujeres, sufren de todos los valores sexistas - pero el sexismo es solo un componente de la opresión psiquiátrica. El análisis feminista deja el resto intacto.

 

Las mujeres que han sido psicoterapizadas o institucionalizadas "con éxito" se han "ajustado" al papel tradicional de las mujeres. Más tarde, cuando una mujer en esta situación reconoce, a través del feminismo, cómo ha sido oprimida, el componente sexista de su experiencia psiquiátrica cobra gran importancia. Las mujeres que "necesitan" ser socializadas adecuadamente por medios psiquiátricos son mujeres que no lograron aprender las lecciones más sutiles para inculcar la docilidad en la mayoría de mujeres. Las "lecciones" que enseña la psiquiatría son mucho más evidentes. A las mujeres en psicoterapia individual (generalmente de clase media-alta) se les enseña que la salud mental consiste en el matrimonio y la maternidad o, más recientemente, en una carrera "femenina" adecuada (pedagogía, trabajo social, etc.). Las mujeres en instituciones de salud mental (generalmente de clase baja) son recompensadas por usar vestidos y peinarse bien, y se les instruye en los rudimentos de las tareas domésticas "exitosas" (a lo Ladies Home Journal); "lecciones" que suelen ser irrelevantes para sus vidas. (Las mujeres pobres no institucionalizadas son adoctrinadas en el mito de las tareas del hogar a través de las imágenes publicitarias con las que son bombardeadas).


En cambio, las mujeres que luchan por definirse a sí mismas como autónomas son adiestradas para creer que su infelicidad proviene de adentro; es sólo un "síntoma" de su "enfermedad". El movimiento de mujeres, que ha analizado con precisión los principales componentes del sexismo, ha encontrado fructífero intentar romper el mito psiquiátrico, tanto exponiendo el sexismo básico del freudismo (2), como explorando el sexismo activo que prevalece en la práctica psiquiátrica actual (3). El hecho es, que estos son análisis feministas, y me propongo demostrar que son, por lo tanto, incompletos, incluso en lo que respecta a las mujeres. (Ciertamente son marginales para la comprensión de la opresión psiquiátrica de los hombres).


Las escritoras feministas de la antipsiquiatría son mujeres profesionales de clase media que luchan por un sistema de salud mental no sexista. Las experiencias de las pacientes pueden citarse en primera persona, pero el marco teórico lo desarrolla la "experta" feminista. La enferma mental sigue en silencio. Esto también es una forma de opresión, una que probablemente sea inconsciente por parte de estas escritoras. Mi propósito es sacar a la luz este sesgo inconsciente e ilustrar la necesidad de que las pacientes mentales realicen un análisis de la opresión psiquiátrica.


El movimiento feminista, básicamente blanco y de clase media, ha dado mucho apoyo a las mujeres no blancas y que no son de clase media que han optado por analizar su opresión principalmente a través de una perspectiva feminista. Las feministas negras, puertorriqueñas, chicanas y blancas pobres son, por supuesto, atractivas para las feministas blancas de clase media. El movimiento de mujeres, sin embargo, tiene la obligación política de apoyar también a las mujeres que han optado por centrar su activismo en otras fuerzas que las oprimen directamente (por ejemplo, el racismo y el capitalismo). Todas las mujeres políticamente activas que luchan por la liberación deben contar con el apoyo de las mujeres feministas.


Las mujeres que han sido oprimidas por la psiquiatría no han sido oprimidas solo por ser mujeres. Su lucha por la autonomía se ha visto frustrada al presionarlas para que desempeñen los limitados roles que se les prescriben como mujeres, según su clase. Las mujeres de clase alta pueden desempeñar el papel de Señorita Abundancia [Lady Bountiful]. A las mujeres de clase media se les anima a ser primero esposas / madres exitosas, luego profesionales de carrera (en trabajos de mujeres) y sentirse culpables. Las mujeres de la clase trabajadora, que tienen pocas opciones, son devueltas por la fuerza a la lúgubre lucha por la existencia, mediante los métodos aún más sombríos de internamiento psiquiátrico y descarga eléctrica. A todas las mujeres se les dice que ser cariñosas y abnegadas es la verdadera medida de su salud mental. Todas estas formas de opresión tienen en común que la mujer está regresando a su adecuado rol económico, dentro del estereotipo general del rol sexual.


El análisis feminista ha demostrado que las mujeres existen más allá de la economía monetaria, pero existen en los roles necesarios para sostenerla. Las mujeres trabajan sin sueldo en el hogar, o se incorporan al mundo laboral principalmente para realizar trabajos aburridos con salarios bajos. Las mujeres de la clase ociosa escapan de su propio "trabajo de mujeres" al contratar mujeres de la clase trabajadora para que lo hagan por ellas, y así tienen tiempo libre ilimitado para dedicarlo a actividades como la caridad o la psicoterapia. De hecho, son principalmente estas mujeres las que tienen el tiempo y el dinero para pagar la psicoterapia privada (en particular el psicoanálisis) que ha sido tan elocuentemente analizada y denunciada por las feministas. No pretendo negar que las escritoras feministas hayan ignorado el horror del hospital público de salud mental (donde el encarcelamiento es más por ser pobre que por ser mujer); pero este ha sido explicado como un horror abstracto, porque no ha sido experimentado directamente por estas mujeres. Especialmente, las feministas deberían considerar que el mejor análisis de la opresión es el realizado porquienes han sido oprimidas.


El movimiento de liberación de los pacientes mentales está formado por mujeres y hombres que han sido víctimas de la opresión psiquiátrica, y también por no-pacientes (muchos de ellos profesionales de la salud mental) que se oponen a las prácticas psiquiátricas. El papel adecuado de los no-pacientes mentales en esta lucha es incierto: algunos grupos admiten a todos los participantes como miembros iguales, algunos imponen limitaciones al papel de los miembros no-pacientes, y otros los excluyen en conjunto. A medida que se desarrolla el movimiento, este papel debe ser aclarado por los activistas que son pacientes mentales. Dado que las víctimas psiquiátricas tienden a ser de clase baja y bien instruidas en la "locura", es fácil para los no-pacientes de clase media más articulados tomar posiciones de liderazgo en organizaciones de membresía abierta. Es por estas razones que yo, y los ex pacientes mentales que luchamos contra el sistema que ha sido el instrumento directo de nuestra propia opresión, creemos que el movimiento de liberación de los pacientes mentales puede ser más efectivo cuando la participación se limita a los ex pacientes. El papel adecuado para los profesionales insatisfechos y otros no-pacientes (incluidas las feministas) es trabajar por la reforma en el campo de la salud mental.


Enloquecer es una forma de rechazar las opciones limitadas que ofrece la sociedad. En lugar de elegir entre una serie de alternativas indeseables, una hace una no-elección: la rebelión desenfocada del rechazo. Debido a que está desenfocada, no está articulada. El "tratamiento" psiquiátrico consiste en alentar o forzar una elección aceptable y eliminar la alternativa de no hacer una elección, haciendo que las consecuencias sean tan desagradables. A la gente pobre y la gente del Tercer Mundo ni siquiera se les ofrece un conjunto de alternativas para elegir; su única opción es "elegir" conformarse.


Básicamente, enloquecer consiste en negarse a desempeñar el rol asignado, y hacer que dicha elección sea reconocida como no-criminal, socialmente inaceptable o como una forma de fracaso personal. Una mujer que se queda en cama todo el día y no hace las tareas del hogar, un hombre que no puede funcionar en el trabajo, un estudiante que se aleja de las elecciones estereotipadas de carrera y vida; ninguno de ellos puede decir por qué están tan descontentos. (Incluso si pudieran, no hay nadie que vaya a escuchar este "inaceptable" mensaje). Al definirlos como "enfermos", los psiquiatras (como cualquier policía del pensamiento) eliminan las tendencias socialmente peligrosas y las desacreditan. ¿Qué pasaría con la estructura social si demasiadas personas ejercieran la no-elección? La psiquiatría, al aislar y estigmatizar a quienes lo intentan, sirve al statu quo. No puede ser de otra manera.


Ya sea que la persona asustada busque primero "tratamiento" voluntariamente, o sea llevada por agentes (como su familia o la policía) al psiquiatra o al hospital psiquiátrico, el objetivo de la psiquiatría es el mismo: clasificar a las que sean rescatables y devolverlas a su rol, y confinar y degradar a las que no lo sean. El encarcelamiento psiquiátrico se presenta (con precisión) a las pacientes como algo tan desagradable que vale la pena hacer casi cualquier cosa para evadirlo. Al mismo tiempo, se mistifica al presentarse como un "tratamiento" médicamente necesario. Esta "prueba" final está, por supuesto, reservada para aquellas que no están dispuestas a desempeñar sus roles sociales de manera adecuada: personas que deben ser vistas (sin importar cuán desorganizado sea su modo de expresión) como rebeldes o, por último, como agitadoras sociales. Al poner el sello de “enfermedad mental” a tales personas, su posición queda oficialmente desacreditada. Cualquier germen de verdad que exista en sus protestas se convierte oficialmente solo en un síntoma, uno de los muchos síntomas que manifiesta la enfermedad psiquiátrica de la persona (ahora "paciente").


Hay una doble mistificación en este proceso de etiquetado psiquiátrico: tanto la paciente como el público (específicamente, los familiares y amigos del paciente) se confunden sistemáticamente, pero de formas muy diferentes. La negativa de la "paciente" a asumir el papel adecuado se define como una “enfermedad”. Para el público, esto cumple la función de oscurecer cualquier elemento significativo en la protesta de la paciente, al incluir en términos de "síntomas" tanto el rechazo como las formas usualmente extrañas en las que la paciente se ha visto obligada a expresarlo. Para la paciente, el etiquetado psiquiátrico implica esto y más: es la advertencia clara de la consecuencia real que provocará tal protesta, a menos que abandone la protesta y elija un rol aceptable. Disfrazado como un proceso médico, el aspecto del control social se ha ocultado con éxito a todos los interesados (probablemente incluida la gran mayoría de psiquiatras y el personal auxiliar, que se mantienen cómodamente en la ficción de que están inmersos en el encomiable proceso de curar enfermedades). Las profesionales feministas de la salud mental también se han sentido atraídas por esta ficción.


Así, para la paciente, la etiqueta psiquiátrica deja en claro que están prohibidas tanto las expresiones extrañas como las dudas y preguntas que subyacen a ellas. No sólo hay que cooperar, sino que hay que dejar de preguntarse por qué hay que cooperar. Una debe querer hacer lo que debe hacer. Las ex pacientes experimentan habitualmente cualquier sentimiento de insatisfacción como indicación de que se están "enfermando" de nuevo. Dado que todo lo que hacían cuando estaban "enfermas" se etiquetaba como "síntoma", cualquier nueva desviación puede ser igualmente vista como "síntoma", tanto por la paciente como por la familia y los amigos. Si la paciente tiene la mala suerte de estar todavía bajo vigilancia psiquiátrica, esta percepción se reforzará aún más. Este es el medio por el cual se internaliza y se regula la obligación social. Dado que el estigma psiquiátrico persiste de por vida, las personas rebeldes quedan efectivamente paralizadas en su búsqueda de una existencia satisfactoria. Sólo vale rendirse para recibir la aprobación psiquiátrica (como puede verse en la evaluación de cualquier psiquiatra de sus casos "exitosos").


La liberación de las pacientes mentales significa aprender, como grupo, a liberarnos de esta redefinición que hace la psiquiatría sobre las principales preocupaciones de nuestra vida y enfermedad, y reconocer el significado real y radical de nuestra protesta. Este es un proceso que debemos realizar nosotras mismas. Una verdadera comprensión de nuestra propia opresión se ve obstaculizada por la interferencia de otros, sin importar su significado. En esta lucha, el papel adecuado para las feministas que no son pacientes mentales (o cualquiera que no sea paciente, pero esté políticamente activa) es el del apoyo externo. Las mujeres liberacionistas de las pacientes mentales que eligen trabajar políticamente con hombres que son pacientes mentales son análogas a las mujeres negras o chicanas que trabajan políticamente con hombres negros o chicanos en sus respectivas luchas de liberación. Condenar su orden de prioridades es a la vez opresivo y no coherente con la hermandad.


Las escritoras feministas de la anti-psiquiatría han procedido como si el mayor número de mujeres que son pacientes mentales negara la experiencia de opresión que sienten los varones que también son pacientes mentales. Tanto los pacientes mentales masculinos como femeninos son víctimas de la opresión a manos de la psiquiatría. Además, las pacientes experimentan una opresión específicamente sexista por parte de psiquiatras (generalmente hombres). En su afán por aislar el componente específicamente sexista del "tratamiento" psiquiátrico, las críticas feministas han ignorado o continuado sin describir otras prácticas psiquiátricas deshumanizadoras. Los verdaderos expertos en las formas de opresión psiquiátrica, los pacientes mentales que han sufrido y luchado contra ella, son quienes están en la mejor posición para ofrecer un análisis completo. Esto sólo es posible en el contexto del movimiento de liberación de los pacientes mentales, una creciente identificación grupal y una ideología en desarrollo.


Los escritores anti-psiquiátricos (tanto feministas como otros) continúan perpetuando el estereotipo de que alguien más debe hablar por el paciente mental. Este estereotipo es inherentemente destructivo. Los pacientes mentales son personas cuya autoconfianza ha sido sistemáticamente atacada y cuya expresión ha sido sistemáticamente desacreditada. El "experto" anti-psiquiátrico sigue siendo un experto (con todos los privilegios que eso implica); un experto de quien los pacientes psiquiátricos se han visto obligados a aprender a alejarse. Los "expertos" anti-psiquiátricos pueden creer que se han liberado de la cosificación de los pacientes mentales que caracterizaba a la psiquiatría convencional. Sin embargo, los únicos verdaderos jueces de esto son los pacientes mentales, que saben por experiencia directa cómo se siente recibir el extremo de la despersonalización. Si los pacientes mentales sienten el desprecio que emana de estos "expertos", entonces la actitud está ahí, no importa cuán estrepitosamente el experto pueda negarlo o afirmar que ha sido superado. Los pacientes mentales reconocen este sesgo (que el movimiento de liberación de los pacientes ha denominado tanto “chovinismo cuerdo” como “cuerdismo” -mentalism-) con tanta precisión como los negros detectan el racismo o las mujeres detectan el sexismo en quienes niegan que alberguen tales actitudes.


Negar el chovinismo cuerdo no es la respuesta, como tampoco lo es negar el racismo y el sexismo. Todas las personas (incluidos los pacientes mentales) deben reconocer los privilegios que traen las trampas de la cordura y luchar para superar estas tendencias en nosotras mismas. No hace mucho tiempo que los rumores de la insatisfacción de las mujeres fueron descartados, al etiquetar a las mujeres insatisfechas como "neuróticas" o "castradoras", pero la psiquiatría se ha retractado ante el movimiento de liberación de las mujeres. Las mujeres que se han quitado de encima al enemigo psiquiátrico deben darse cuenta de que los psiquiatras siguen estando firmemente sobre nuestras espaldas (las de las pacientes mentales). Las cosas están cambiando para las mujeres, al menos para las mujeres blancas de clase media. Todavía no han comenzado a cambiar para nosotras. Será necesario que las voces fuertes y unidas de las pacientes mentales se junten antes de que comiencen a producirse cambios.


Los logros del feminismo en numerosas áreas de la vida en América del Norte han sido enormes, especialmente considerando la corta historia del movimiento de liberación de las mujeres. Sin embargo, disminuir la cantidad de sexismo que se manifiesta en la práctica psiquiátrica no es lo mismo que eliminar la opresión psiquiátrica. A pesar de cualquier impacto que el feminismo ha tenido sobre la opresión psiquiátrica (y ha sido mínimo, en comparación con los avances feministas en otras áreas), el poder psiquiátrico está creciendo.


El movimiento de salud mental comunitaria, apoyado por millones de dólares de fondos gubernamentales y casi todo el espectro de la opinión política dominante, no está simplemente reemplazando el antiguo sistema de hospitales públicos, sino que está creciendo junto a él, aumentando enormemente el alcance y el poder de la psiquiatría. La salud mental comunitaria significa que más personas entrarán en contacto con el poder psiquiátrico, ya sea para ser "ayudadas" o para ser arrojadas a la basura del hospital público, fuera de la vista (y fuera de la mente de aquellos que están impresionados con los nuevos edificios y asumen que todo está bajo control). Nosotras, las pacientes mentales, somos ignoradas, ridiculizadas o anonimizadas una vez más por un nuevo grupo de expertos.


Por lo tanto, si nunca te han insensibilizado a la fuerza con Thorazine; si nunca has tenido que usar ropa vieja y amorfa del Hospital Público X con letras de ocho centímetros en la espalda; si nunca has sido despojado de tu ropa y tus posesiones y visto tu mundo reducido a los confines de una sala cerrada, no me hables de opresión psiquiátrica. No me entrevistes ni registres mis respuestas. No me compadezcas, o no me digas que ya estoy bien ahora, ni trates de convencerme de que todo ya pasó y que de todos modos no importa. Sucedió, e importa, y estoy llena de rabia y amargura que son parte integral de todo lo que tengo que decir.


Fui castigada por cuestionar, por preguntarme, por tratar de averiguar quién era y qué debía hacer y qué significaba todo eso. Todavía llevo las cicatrices de esa experiencia. Cada vez que dejo que un "experto" hable por mí, me traiciono. Y cada vez que un "experto" asume el derecho a hablar por mí, él - o ella - me traiciona.




 

NOTAS

 

1.   El análisis feminista más conocido es Mujeres y locura, de Phyllis Chesler. Chesler es psicóloga. También he examinado dos reconocidas antologías feministas: Woman in sexist society: Studies in power and powelessness. eds. V. Gornick y B. Moran (Signet, New York, 1972); y Sisterhood is powerful: An Anthology of writings from the woman’s libertation movement. ed. R. Morgan (Vintage, New York, 1970). Woman in sexist society contiene seis artículos sobre psicología o psiquiatría, todos escritos por profesionales: Margaret Adams (trabajadora social), Judith M. Bardwick y Elizabeth Douvan (psicólogas), Pauline B. Bart (socióloga), Jessie Bernand (socióloga), Phyllis Chesler y Naomi Weisstein (psicólogas). Sisterhood is powerful contiene tres artículos relevantes: por Natalie Shainess (psiquiatra y psicoanalista), Mary Jane Sherfey (psiquiatra) y Naomi Weisstein. Ambas antologías tienen cuidado de incluir a las mujeres negras, chicanas y lesbianas como sus propias voceras. Elúnico reconocimiento de la existencia del movimiento de liberación de las pacientes mentales que he podido encontrar en la literatura feminista es Vaginal Politics (Quadrangle, New York, 1972) de Ellen Frankfort, que es periodista, no profesional de la salud mental.

2.   Ver, por ejemplo, Betty Friedan en La mística de la feminidad (Dell Publishing Company, New York, 1963) y Kate Millet, Política sexual (Doubleday and Company, Inc., New York, 1970).

3.   Phyllis Chesler, op. cit.