29 de agosto de 2019

Activismo lesboloco y crítica al cuerdismo en el feminismo

Imagen tomada de:http://www.psychiatricsurvivorarchives.com/
phoenix/phoenix_rising_v8_n3_n4.pdf



Extracto del texto “Still Mad” escrito por la activista Dee dee NiHera
y publicado en el libro Still Sane, de 1984.
Traducción de Lokapedia


No soy una de las locas que considera que trabajar para el cambio social con profesionales de salud mental es útil o fortalecedor. Esto incluye a las terapeutas feministas. Creo que nuestras prioridades y análisis difieren demasiado. Crear un negocio no-sexista a partir de “enfermedades mentales” simplemente cambiará el sexo de mis opresores. Cuando las mujeres profesionales sorprenden a los médicos con que se sienten oprimidas por sus compañeros masculinos, mi solidaridad no es con ellas, sino con sus víctimas.

De manera similar, el intento de eliminar el heterosexismo entre lxs profesionales de la salud mental no puede ser efectivo mientras el sistema psiquiátrico se mantenga vigente. Aunque la homosexualidad fue eliminada del listado oficial de trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría en 1973, nada ha cambiado. La mayoría de los psiquiatras del mundo todavía consideran que esta orientación es una aberración. Las lesbianas simplemente reciben una etiqueta diferente al ingresar a las instituciones, y el daño continúa. Incluso si todos los profesionales de la salud mental se informaran sobre la homosexualidad, la violencia contra las locas continuaría. El sexismo, el heterosexismo, el cuerdismo, el racismo y el clasismo son facetas de la opresión psiquiátrica; eliminar sólo uno de estos 'ismos' deja intacta la estructura del sistema.

Abogo por que las sobrevivientes dejen a los profesionales y creen alternativas entre pares, en lugar de ser cómplices con los profesionales en reformar su sistema de apoyo para nosotras. He trabajado con profesionales feministas en la creación de una casa segura alternativa, solo para ver cómo se convierte en una institución mini-profesionalizada que escoltó a mujeres 'difíciles' hacia salas cerradas. He experimentado ser considerada una "inferior" ante psiquiatras feministas al intentar aplastar el sistema actual. He sido nombrada 'psico' y 'esquizo' por las feministas que no estaban de acuerdo con mis opiniones, y me he encontrado encarcelada por feministas con títulos, adoctrinada en la ignorancia patriarcal. Estos no son incidentes aislados. No soy la única loca tratada de este modo por las feministas y por la sociedad en general.

Antes de conocer a Sheila y Persimmon, no sentí el apoyo de las feministas a mi política loca. Las feministas estadounidenses no han logrado adoptar una postura firme sobre el tratamiento forzoso y los electrochoques. Además, dado que la terapia feminista en los EEUU ha alcanzado la posición de dogma, y está ahora más allá de las críticas de la comunidad, la violencia contra las mujeres locas y otras feministas se silencia o se considera su propia culpa. Los grupos feministas demandan constantemente a las mujeres profesionales que cuenten historias de mujeres locas y que compartan y analicen nuestras experiencias. Estamos enojadas con este silenciamiento y con estas mujeres que se ganan la vida con nuestro dolor y nuestro abuso.

Mientras las feministas estadounidenses publican sus ideas sobre 'cómo elegir a una terapeuta', las mujeres locas radicales comparten alternativas a esta relación desigual. Mientras estas feministas se arrepienten de encerrar a sus hermanas en jaulas psiquiátricas, las locas se apoyan mutuamente en sus casas, a veces con gran dificultad. Mientras las mujeres locas se salen de la línea y son torturadas con electrochoques psiquiátricos y agresiones químicas y físicas, en los círculos feministas continúan los debates sobre si estos problemas son personales o políticos y si el electrochoque y las drogas son realmente tortura o simplemente un tratamiento legítimo. Las feministas creen que las personas más afectadas por los abusos psiquiátricos son las mujeres, las personas de color, las personas pobres, las personas mayores, las lesbianas y los hombres homosexuales. La gente loca se da cuenta de que la violencia psiquiátrica a quien más daña es a cualquiera que vive directamente el encierro, las drogas, shock, cirugía cerebral y etiquetas de psicopatología. Como grupo, las sobrevivientes de psiquiatría deben lidiar con la opresión diaria de los activistas políticos no locos, los medios de comunicación, el público en general y los profesionales de salud mental.

Aquellos profesionales que fomentan la violencia psiquiátrica, que necesitan nuestro dolor para sobrevivir económicamente, no son nuestros camaradas y liberadores en esta lucha, no más que los hombres los salvadores de las mujeres en la lucha por la liberación de las mujeres. La comprensión más completa de nuestra situación como locas vendrá no de extraños, sino de nosotras mismas.

Como locas, creemos que las jaulas no son lugares seguros o útiles. Ni para la sociedad, ni para suicidas, infelices, asustadas; no para lesbianas, amas de casa o visionarias. Existen alternativas. Incluyen casas privadas, casas grupales organizadas y controladas por pares, casas de seguridad, centros de acogida, líneas directas y redes de apoyo mutuo. Volverse políticamente consciente es el primer paso para conceptualizar y crear alternativas innovadoras frente al brutal negocio de las enfermedades mentales.

Sé de unos ochenta grupos que luchan para evitar que los profesionales de la salud mental hagan daño a la gente. Algunos organizan mesas redondas para educar a cualquiera que quiera escuchar, algunos organizan manifestaciones, otros inician demandas. Algunos crean espacios de vivienda colectivos, otros son defensores legales que comparten derechos legales y compilan nombres de abogados afines. Algunos publican periódicos y otros ofrecen apoyo mutuo las 24 horas. Cada año, los sobrevivientes realizan conferencias para discutir estrategias y compartir experiencias e investigación.
Imagen tomada de: http://www.psychiatricsurvivorarchives.com/
phoenix/phoenix_rising_v5_n1.pdf

Las políticas e intereses varían de provincia a provincia y de país a país. En 1982, dieciséis personas que se hacían llamar PILL (Lobby de Liberación de los Reclusos Psiquiátricos) se sentaron en el lobby del Hotel Sheraton en Toronto, donde la Asociación Americana de Psiquiatría se estaba reuniendo para su reunión anual. La acción de PILL causó malestar, irritabilidad y sentimientos de persecución entre los psiquiatras. Para aliviar la angustia, todos los miembros de PILL fueron escoltados por la policía a la cárcel local. Unos años antes, en la misma ciudad, los ex reclusos mostraron sus malos modales, durante una conferencia para psicocirujanos. Mientras que el Dr. José Delgado, cuyo trabajo es financiado por la Marina de los EE. UU., habló sobre los méritos de destruir quirúrgicamente el tejido cerebral humano sano para alterar el comportamiento humano, los agitadores locos arrojaron pasteles llenos de cerebros de vaca en el escenario. Esta acción terminó su discurso del día. El Movimiento Loco de Toronto también publica Phoenix Rising, tiene un centro de acogida y una tienda de segunda mano.

En 1982 en Berkeley, California, locos y simpatizantes organizaron con éxito una campaña contra el electrochoque poniendo la iniciativa a votación. Decía: "Por la presente se reconoce y declara que todas las personas dentro de la ciudad de Berkeley, incluidas todas las personas confinadas involuntariamente, tienen un derecho fundamental frente a la interferencia en sus procesos de pensamiento y estados de mente mediante el uso de tratamiento de electroshock. Queda prohibido el tratamiento de descarga eléctrica a cualquier persona dentro de la ciudad de Berkeley". (The Berkeley Voter’s Handbook, noviembre de 1982).

El 2 de noviembre de ese año, los votantes aprobaron abrumadoramente la prohibición del electrochoque. Las sanciones para los infractores incluyeron hasta seis meses de cárcel y una multa de $ 500. La prohibición entró en vigencia el 4 de diciembre de 1982. Pero la psiquiatría organizada no estaba acostumbrada a semejante interferencia hacia su poder. Su dinero compró una orden judicial contra la interrupción del electro el 13 de enero de 1983. El caso aún está en los tribunales y todavía hay personas, dos tercios mujeres, recibiendo daño cerebral inducido eléctricamente en Berkeley. Al menos, que el apagón duró un mes, dio esperanza a las mujeres locas de que el público no es tan crédulo como la psiquiatría quiere que seamos.

PROMPT (Promoción de los derechos de los pacientes mentales), un pequeño grupo de sobrevivientes radicales en Londres, Inglaterra, recaudó 200 libras para el trabajo de relaciones públicas. Ofrecían dinero a cualquier psiquiatra dispuesto a someterse a una serie de tratamientos de electrochoque. A diferencia de los reclusos psiquiátricos, los médicos tendrían que dar su consentimiento informado, ya que estas actividades enumeraban todos los efectos del shock en su anuncio. Hasta ahora, ningún psiquiatra es 200 libras más rico debido al trabajo de PROMPT.

En Alemania Occidental, el SSK (Socialist Selp-Help Cologne) acaba de celebrar su undécimo año. Los miembros de este grupo no jerárquico son de varias instituciones de encarcelamiento. No hay lugar para profesionales o voluntarios en su organización. Sabiendo que una vivienda adecuada es esencial para la vida independiente, SSK posee varias casas y no depende de fondos del Estado. A la vez que el colectivo lucha contra la psiquiatría establecida y el encarcelamiento, también arregla muebles antiguos, dirige un negocio de mudanzas, pescan, pintan y hacen trabajos de decoración de interiores y otros trabajos para mantenerse independientes de la industria de las enfermedades mentales. La organización ha sobrevivido a la infiltración de agentes del gobierno que deliberadamente trataron de separarlos, y a un juicio por difamación de un “nido de víboras” local (institución psiquiátrica).

En Holanda, un grupo de mujeres ex reclusas se hacen llamar De Helse Hex (Brujas del Infierno). El mayor grupo organizado de ex reclusos, tanto mujeres como hombres, es el Clientenbond. No todos los ex reclusos holandeses están de acuerdo con la posición reformista de Clientenbond, pero este grupo ha tenido mucho éxito en la organización de un gran número de gente loca para luchar contra la violencia psiquiátrica.

La cultura loca está aquí para quedarse. A medida que nos organizamos y nos animamos mutuamente a salir del armario, todos nos sentimos más fuertes. Este estímulo proviene de conversaciones por teléfono o café, a través de poesía, artes gráficas, libros, manifestaciones, escritura y ahora escultura. Aún así, Still Sane nos enorgullece a todos mientras enseña la importancia de la protesta política. Veo una cultura loca que nos da coraje y orgullo para gritar, "¡Nunca más!" A veces solo necesitamos hacer eso para sobrevivir.